Reescribir textos

¿Cómo reescribir para corregir el plagio?

Uno de los problemas al que se enfrenta cualquier estudiante universitario es al desafío de reescribir. La función principal que cumple esta tarea es evitar el plagio. Pero, ¿sabes cómo hacerlo correctamente? Si la respuesta es no, ¡no te estreses! Pues en el artículo de hoy te traemos soluciones y te explicamos cómo afrontarlo. 

¿Por qué tenemos que reescribir? 

Reescribir

Reescribir siempre es un reto. Sobre todo, si te encuentras atravesando tu trayecto formativo. Se trata de una actividad recurrente en la elaboración de proyectos, TFG’s, TFM’s, Tesis y artículos en general. 

También es cierto que no puede efectuarse de cualquier modo. Esto es así porque existen normas que regulan la escritura académica. Uno de sus objetivos es homogeneizar los modos de comunicación, a la vez que permite su efectividad. Por lo tanto, un primer acercamiento al ejercicio de reescritura es conocer las reglas que exige cada universidad. De este modo, llevarás adelante tu trabajo con directrices certeras y ahorrando tiempo. 

 

¿Qué estrategias podemos emplear?

Ya dijimos que se trata de todo un desafío. Ahora bien, existen diversas maneras de reescribir para garantizarnos el éxito y la confianza de nuestros trabajos. Y esto no significa que no podamos aprender estas técnicas y utilizarlas con más comodidad conforme avanzamos en nuestra carrera. Así que… ¡manos a la obra!

Estrategias para reescribir:

Estrategias para reescribir

A continuación, te detallamos las estrategias precisas que puedes emplear para reescribir textos académicos y no incurrir en plagio 

  1. Citas textuales: si todavía no te sientes lo suficientemente seguro/a para despegarte de lo que lees, usa las citas directas o textuales. Este es un modo de evitar el plagio, ya que solamente tienes que encerrar entre comillas el fragmento o idea que necesites. Además, debes incluir entre paréntesis los datos correspondientes: apellido del autor, año y número(s) de página(s). No obstante, se recomienda no abusar de este recurso porque los textos pueden quedar sobrecargados. A su vez, no permite clarificar cuál es tu postura al respecto de lo que investigas o escribes.
  2. Citas narrativas: otra forma de reescribir contenido es apelando a la narrativización. Es decir, puedes introducir la idea de otro/a autor/a sin apegarte tanto a su letra y tomando algo de distancia. El mecanismo consiste en presentar la cita; y, a continuación, introducir una cita textual. Por ejemplo: Nuñez (2020) afirma que “cita directa” (número de página). 
  3. Paráfrasis: este recurso es uno de los más populares y recomendados en el ámbito académico. Pero, ¿por qué? La razón se basa en que se trata de una reescritura más libre del aporte de otra persona. Es decir, se establece mayor distancia con el autor a través de una adaptación. Esto se realiza a partir de una reescritura con nuestras propias palabras y en relación con los contextos de la investigación personal. Es decir, requiere un poco más de esfuerzo porque implica que comprendas aquello a lo que te referirás. No obstante, esto no supone que tengas que obviar los datos de referencia de dónde extraes la idea. Al contrario, deberás indicar al final del párrafo u oración el apellido y año del autor. Aunque ya no es estrictamente necesario que incluyas la página. Justamente porque puede tratarse de un pensamiento desarrollado in extenso o de la condensación de varios aportes en un único fragmento.  
  4. Evita los antiplagios automáticos: si bien puede resultar una opción tentadora y sencilla, lo cierto es que no siempre son efectivos. Incluso, puede que tu texto se desorganice, resulte confuso o no tenga coherencia interna. Por consiguiente, estarás perdiendo el doble de tiempo y esfuerzo corrigiendo. 

Contrata a un profesional

También hay otras opciones si te sigue pareciendo mucho trabajo o no cuentas con el tiempo necesario para la tarea. 

En la actualidad, muchos profesionales se dedican a reescribir y adaptar todo tipo de contenidos brindando servicio antiplagio. Por lo general, se trata de especialistas formados en áreas específicas o especialistas en citación, sintaxis y reglas gramaticales. 

En cualquier caso, consulta por el presupuesto del servicio requerido en función de la complejidad y la cantidad de páginas que requieras. 

¿Reescribimos tus textos?

Si no sientes seguridad con respecto al contenido de tus trabajos, nosotros te la damos. En TU TFG nos comprometemos con la calidad y confiabilidad de los proyectos universitarios de los/as estudiantes. 

¿Cómo lo hacemos? Trabajamos con un equipo de especialistas altamente capacitados para desempeñar esta función. Y, por supuesto, contamos con profesionales activos en todas las ramas del conocimiento. Además, nos especializamos en investigación, edición y escritura académica. Nuestros redactores se encargan de adaptar textos empleando las mejores estrategias para una comunicación efectiva. Adecuamos cualquier formato según las normas de estilo requeridas por cualquier institución o universidad del país. 

Que más te ofrecemos:

También, ofrecemos servicio antiplagio con el software Turnitin. Se trata de la mejor plataforma para brindarte confianza sobre el uso de tus fuentes. Este programa es usado en +140 países y por +30 millones de estudiantes en todo el mundo. Con cada entrega, elaboramos informes que aseguran que tu trabajo no se parezca a ningún otro. 

Solicita un presupuesto a la medida de tus expectativas. En las próximas 24/48 horas, un asesor se comunicará contigo. 

Que reescribir no sea tu drama: nosotros lo hacemos por ti.