reglas mnemotécnicas

Las 5 mejores reglas mnemotécnicas para mejorar tu memoria

Si estás buscando información de utilidad para mejorar tu rutina de estudio, llegaste al sitio correcto. En este artículo te contaremos todo acerca de las reglas mnemotécnicas (con ejemplos de estas) y de cómo aprovecharlas al máximo. ¡Sigue leyendo!

¿Reglas mnemotécnicas? ¿Qué son?

La memoria puede compararse en su funcionamiento con un archivador con millones de entradas. Como ya sabrás, los documentos se ordenan de cierta manera al interior de un archivo, para facilitar su búsqueda. Del mismo modo, el uso de reglas mnemotécnicas permite que almacenes la información en tu memoria, de manera organizada. Así, podrás recordarla rápidamente cuando lo necesites.

Por lo pronto, las reglas mnemotécnicas ayudan a retener diferentes sensaciones, situaciones o imágenes del pasado, así como contenidos orales y escritos. Son, asimismo, una de las principales estrategias de memorización y aprendizaje utilizadas a lo largo de la historia.

reglas mnemotécnicas

De hecho, su nombre viene de los términos griegos mnéemee (memoria) y téchnee (técnica). Los diversos métodos mnemotécnicos se fueron elaborando sobre teorías acerca de los llamados esquemas de conocimiento, estructuras de sucesos o gramática de las historias.

Como mecanismo de supervivencia, el desarrollo de la mnemotecnia permitió la acumulación y el manejo de grandes secuencias de información. Así, las reglas mnemotécnicas resultan de gran practicidad para memorizar números, nombres, lugares y todo tipo de datos en general.

En consecuencia, son empleadas especialmente por los estudiantes al momento de repasar para sus exámenes. De manera particular, los varios ejemplos de reglas mnemotécnicas que existen pueden resultar muy útiles para memorizar datos antes de una exposición oral. Cualquier regla mnemotécnica, por ejemplo, serán tu mejor amiga a la hora de defender tus trabajos académicos.

Características de las reglas mnemotécnicas

Las reglas mnemotécnicas se caracterizan por buscar una relación entre elementos: aquellos que se quieren memorizar y una «pista» que lleve a él. Las «pistas» de las reglas mnemotécnicas, por ejemplo, son imágenes, gestos, acciones de la vida cotidiana, entre otras. En todo caso, es a partir de tal asociación que la tarea de recordar datos se ve facilitada.

Asimismo, las reglas mnemotécnicas buscan explotar las capacidades naturales del cerebro. Entre ellas, sus competencias para recordar imágenes y enfocar gran parte de su atención en situaciones llamativas. Por eso, cuando elijas un tipo de regla mnemotécnica para aplicar en tus estudios, escoge basándote en qué suele fijar los recuerdos en tu memoria.

Por ejemplo, las reglas mnemotécnicas basadas en números suelen cuadrar con los individuos adeptos a la lógica. Hay, también, quien tiene una muy buena memoria visual y puede servirse de mapas conceptuales e, incluso, dibujos, para sus estudios.

Los 5 mejores ejemplos de reglas mnemotécnicas

Ahora que ya sabes cómo son estas estas técnicas, te daremos 5 ejemplos de reglas mnemotécnicas para que puedas utilizarlas al estudiar.

Método de las iniciales

En primer lugar, señalamos como ejemplo de regla mnemotécnica al método de las iniciales. Este es uno de los más conocidos y utilizados por la mayoría de las personas. Resulta muy útil para memorizar listados de palabras.

Básicamente, esta técnica mnemotécnica guarda en la memoria la primera letra de cada elemento de una serie de términos. Cabe destacar que, si la lista no tiene un orden específico, podemos ordenar las palabras por orden alfabético para facilitar la aplicación de la regla. Por ejemplo, si la lista de palabras está compuesta por:

  • Nacimiento.
  • Identificación.
  • Complejo de Edipo.
  • Complejo de castración.
  • Período de latencia.

Si se toma la inicial de cada elemento, quedaría esta secuencia: N; I, CE; CC; PL.

Conversión numérica

Esta es otra regla mnemotécnica muy útil para recordar fechas. Consiste en asociar números a letras para de esta manera tener más facilidad de traer los números a la memoria. Por ejemplo, si tienes que recordar la fecha 1945, puedes relacionar las primeras cuatro letras del abecedario a los números de la fecha.

  • A= 1.
  • B= 9.
  • C= 4.
  • D= 5.

A la inversa, cuando es necesario recordar un número extenso, podemos formar una frase en la que cada palabra contenga la misma cantidad de letras que cada número a recordar. Ej: 361238 “Estoy aprendiendo con estas reglas”

Método de los lugares

Un tercer ejemplo de reglas mnemotécnicas es el método de los lugares. Con este sistema se trata de relacionar un recuerdo o información a la imagen de un lugar. Por ejemplo, podemos relacionar datos a cada lugar relevante de un recorrido que hacemos a diario, como lo puede ser de nuestra casa a la universidad o a nuestro lugar de trabajo. De este modo, se obtendría lo siguiente:

  • 1945= Parque favorito.
  • Nombre del autor= color preferido.
  • Concepto principal= bar frecuentado.

El palacio de la memoria

Otra de las de las técnicas mnemotécnicas más eficaces es la llamada “Palacio de la memoria” que consiste en tomar un espacio que conozcamos mucho y a cada habitáculo o cuarto le podemos asociar una idea o palabra, entonces al momento de querer recordar solo debemos pensar en el cuarto asignado.

reglas mnemotécnicas

La narración como regla mnemotécnica

Un último ejemplo de reglas mnemotécnicas es la de crear historias que incluyan las palabras que deseamos recordar. Por ejemplo, las palabras son CARRO-MÓVIL-TRISTEZA, entonces podemos decir, “Estaba en el CARRO cuando de repente recordé que había olvidado el MÓVIL en mi casa y me invadió una profunda TRISTEZA”

Cuando las reglas mnemotécnicas no alcanzan

Esperamos que ahora puedas comenzar a utilizar las reglas mnemotécnicas que más te hayan gustado y sacarles todo el provecho posible. Sin duda, con ellas estudiar para tus exámenes, orales o escritos, te será sencillo.

De todas formas, las reglas mnemotécnicas no resuelven todos los problemas que pueden surgir a la hora de presentar, por ejemplo, una tesis o un TFG. En este tipo de exámenes, que combinan una instancia escrita y otra oral, la falta de tiempo suele ser un obstáculo ineludible.

Por mucho que lo intentes, puede ser que ni todas las reglas mnemotécnicas alcancen para que tu poco tiempo de estudio sea redituable. Si te encuentras en una situación así, piensa en nosotros: somos la solución que necesitas.

En TuTFG podemos ayudarte con la investigación, redacción (parcial o desde cero) y corrección de tus proyectos académicos. Contamos con un enorme equipo de profesionales de distintas disciplinas. Así, nos aseguramos de brindarte un servicio experto, completo y de calidad. Además, entre nuestra oferta se encuentran trabajos de traducción, análisis estadístico y diseño de apoyos visuales para presentaciones. 

¡Dedícate a estudiar mientras damos a tus proyectos esos últimos retoques que te robarían un tiempo precioso! Nos adaptamos a los requerimientos de tu proyecto y a las fechas de entrega del mismo. Te aseguramos proyectos originales con la garantía de la herramienta antiplagio, Turnitin.

¡Tu presupuesto, gratis!

Para obtener una cotización gratuita de tu trabajo, solamente tienes que completar el formulario (que verás abajo) con tus datos y los detalles del servicio que necesitas. Uno de nuestros asesores se comunicará para brindarte un presupuesto personalizado a tus necesidades y despejar cualquier otra duda acerca de nuestro servicio.

¿Tienes preguntas?

Si quieres saber más acerca de nuestros servicios, ¡escríbenos por WhatsApp! De este modo, nuestros asesores podrán responderte a la brevedad.

No lo dudes: estamos para ayudarte a superar cada meta profesional y académica que te propongas.

Abrir chat
Hola 👋 ¿Con qué tipo de proyecto te podemos ayudar?